¿Es verdad que los motores turbos cuando se revolucionan en reducciones, aumentan sus prestaciones de forma rápida acelerando en vez de retener?

Ninguna afirmación ha sido tan injusta ni injustificada, como dicha idea, que a fuerza de ser repetida se ha hecho un axioma casi inamovible.
Los motores turbos precisamente adolecen de sufrir una perdida de prestaciones en fenómenos de retención, debido a que la válvula de la mariposa se encuentra cerrada( o la carga de combustible es mínima) los gases que accionan la turbina, son a su vez muy pocos, de forma que podemos llegar a tener el motor a régimen máximo de giro y el turbo prácticamente parado.
Así que cuando demandemos carga al motor, encontraremos una mínima parte de lo esperado, menos incluso que en un atmosférico de similar cilindrada .
Habrá que esperar a que la inercia del rodete, sea vencido por los gases de escape que se comienzan a generar, para que el fenómeno de la sobrealimentación devuelva el brío que se espera de estos motores.
Esto en Formula 1 con turbos muy grandes ( para conseguir sacar mas de 1000 cv a un 1500 cc) hacia que el retraso fuera tal, que había que demandar la potencia en la entrada a la curva, para que el retraso hiciera aparecer esta, justo a la salida. De ahí la afirmación de Nelson Piquet: «Quiero las prestaciones del un turbo, pero en un atmosférico».
Hoy en día en vehículos de serie , con turbinas ,mas reducidas y usos mas racionales , pierden todo el sentido la afirmación del corredor , y el turbo se puede considerar un elemento que aporta mucho par en regímenes de uso habitual, por lo que aumentan las potencia y elasticidad de los motores Otto reduciendo las intervención sobre la caja de relaciones, durante el uso ordinario.

Abrir chat